evitar suspender con clases particulares

¿A qué esperar, si puedes evitar suspender con clases particulares?

A medida que un curso avanza, empiezan a aparecer pequeñas dudas y dificultades con las materias, estas dudas no tienen por qué ser un problema si se sabe cómo resolverlas. Pero en ocasiones estas pequeñas dudas se convierten en grandes dudas y que hacen difícil seguir avanzando en el aprendizaje, y hasta que hacen dudar de las posibilidades de aprobar.

evitar suspender con clases particulares

Pero es frecuente esperar «a ver qué pasa» con los exámenes antes de poner remedio a las dudas. Pero, pensándolo bien: ¿por qué esperar a conocer los resultados si se puede evitar suspender con clases particulares?

Evitar suspender con clases particulares mejor que recuperar exámenes

Lo único que tienes claro es que no tienes nada claro de esa materia que tú ya sabes, y con el examen acercándose más y más, ves que en tu futuro habrá un suspenso o, con un poco de suerte, un aprobado por los pelos. Confías en tu suerte, e intentas arriesgar para ver si, efectivamente, logras salvar la nota, aunque sea por la mínima.

Pero, ¡cuidado! El curso no termina tras los primeros exámenes, así que el suspenso que se salva en la primera ocasión puede ser un obstáculo insalvable un poco más adelante, cuando a las dudas del principio se unan las que son consecuencia de esas.

Con esta perspectiva, que tantas veces se repite, no parece muy lógico esperar a ver que pasa y se hace evidente que es mejor evitar un mal menor tan pronto como aparece, que dejar que se convierta en un problema mayor. Dicho de otra forma, evitar suspender con clases particulares siempre será mejor que tener que recuperar con clases particulares, ¿no?

Evitar suspender con clases particulares es solo la primera razón para buscar un profesor particular antes de que el suspenso llegue. Además, hay que pensar que, de esta forma, se resolverán las dudas tan pronto como aparezcan y se trabajará para convertirlas en certezas. Así, se favorece un aprendizaje continuo y desde una base sólida.

Por otro lado, la formación para ayudar a estudiar, aumenta la seguridad del estudiante a la hora de enfrentarse al examen, ya no depende de la suerte para aprobar el examen, sino de sus conocimientos y ello favorece que la realización del examen tenga un menor índice de error. Con mucha frecuencia la inseguridad es la principal causa del suspenso.

En cualquier caso, evitar suspender con clases particulares también evita tener la preocupación durante todo el curso de ese examen que está pendiente y que más pronto o más tarde habrá que recuperar.

 A los problemas de aprendizaje o comprensión de una asignatura es aconsejable ponerles solución tan pronto como aparezcan, ya que, de esta forma se evita que se conviertan en problemas mayores. No se trata solo de evitar suspender, sino de favorecer un aprendizaje continuado en el que el alumno sepa cómo afrontar las dudas y como resolverlas para que no se conviertan en el obstáculo entre él y los resultados académicos que quiera obtener.

Además, las clases particulares no son castigos por suspender, sino una ayuda para aprobar, así que cuando antes se empiece a disfrutar de la ayuda, mejor.

Deja un comentario